jueves, 14 de noviembre de 2019

Antonio Heredia y Encarnacion García


Antonio y Encarnacion matrimonio “nerpiano” de Montagnac, Herault, Francia. 
Antonio Heredia, falleció hace un par de décadas, había nacido en Nerpio
 y siendo un adolescente emigró como  tantos españoles con su familia a Francia
 en los primeros años de la posguerra civil.
Encarnacion García nació en Francia en 1.926, tiene 93 años, su padre  Luis García Alvarez
 nació en Nerpio y emigró unos años antes de comenzar la contienda civil a principios
del siglo pasado.
Se conocieron muy jóvenes en Hérault, departamento de Francia bañado por el río
 que le da nombre y que se encuentra en la costa mediterránea formando parte de la
región de Occitania con capital en Montpellier. 
Antonio trabajó durante toda su vida en la vid, como la mayoría de las gentes de aquel lugar,
 en esos campos ondulados que bordean el río y que forman unos paisajes interminables de viñedos donde tantos nerpianos pasaron largos otoños y duros inviernos laborando entre la vendimia y la poda.
Encarnacion, francesa de nacimiento, pudo hacer realidad su deseo de conocer el pueblo de su padre y viajó varias veces a Nerpio acompañada de Antonio, después de la muerte de su marido lo hizo en alguna otra ocasión en los viajes organizados tras el hermanamiento de Nerpio con Montagnac propiciados por los intercambios culturales de la Cuadrilla del Tío Román.
Antonio era un gran aficionado a la música, se compró un precioso acordeón cromático Hohner que solía tocar en casa y en fiestas privadas lo que unido a su forma de ser; bromista, noble y simpática le hacían granjearse el cariño de todos los que le conocían.
El destino fue cruel con ellos en los primeros años de su juventud y matrimonio, el único hijo
 que tuvieron falleció siendo un niño lo que propició en la pareja unos años de triste sentimiento
 de amargura, el tiempo fue cicatrizado aquella herida pero jamas llegó a curarla.
Por aquel motivo Antonio dejó de tocar, en una de mis primeras visitas a su casa, hace casi cuarenta años,  tenia yo quince por entonces, me pidió que le acompañara al garaje para enseñarme el preciado instrumento, lo tenía en un altillo guardado en su funda, lo saco y me lo mostró entusiasmado con los ojos humedecidos de emoción mientras me iba contando la historia de su hijo, por que había dejado la música y por qué a pesar de estar por entonces ya jubilado no se volvían a vivir a España como habían pensado en alguna ocasión, su pequeño estaba allí enterrado y no podían dejarlo solo, tenían que seguir llevándole flores.
Treinta años después viajamos una vez más  con la Cuadrilla ha Montagnac y fui con mis hijas a visitar a Encarnacion que sigue viviendo, ahora sola, en la misma casa de siempre, con su coqueto jardín y su “huertecito” con tomates.
 Se alegrómucho de vernos igual que nosotros a ella, seguía igual de habladora y con una memoria privilegiada.
Sentados en torno a la mesa hablamos de Antonio, de mi madre, de la familia, de la vida,
del tiempo y de todas esas cosas que se hablan cuando estas con alguien que quieres y
aprecias y con quien no tienes la oportunidad de compartir conversación tanto como quisieras.
En un momento de la tertulia le pregunté a Encarna si todavía tenía el acordeón de Antonio,
entonces ella puso su mano en mi brazo y con un gesto cariñoso me dijo;
Si está en el mismo sitio, en el garaje, lo tengo guardado para ti.

Pedro Serrano Gómez 
                                               14/11/2.019

lunes, 4 de noviembre de 2019

Nicolás

 La música en Nerpio tiene muchos protagonistas a lo largo de la historia, en el siglo pasado además de las diferentes etapas de la banda de música y de las diversas cuadrillas de aguilanderos que proliferaron por las aldeas del extenso término municipal nerpiano, hubo también grupos de música “ligera” en sintonía, salvando las distancias socioculturales, con los nuevos sonidos pop y rock anglosajones. Uno de esos grupos surgió en Vizcable “Los hermanos Garcia” el nombre resultaba poco comercial por lo que eran también conocidos con el pretencioso apelativo de “Los Beatles de Vizcable”  para unos o con el peyorativo de “El chinchinpun de Vizcable” para otros, según el apego que tuvieran por el sublime arte de la música.
Nuestro protagonista Nicolás sigue viviendo en Vizcable y en un rato de conversación nos contó cuando compró el acordeón y como junto a la batería, teclados y guitarra que tocaban sus hermanos formaron el grupo y tocaban por las aldeas, polkas, pasodobles, fox-trot, música “suelta y agarra”. 
Mirando los surcos que el tiempo marca en su rostro y su mirada limpia llena de nobleza me vienen a la memoria tantos artistas anónimos que pasan sus días evocando los gratos recuerdos que les dejo la vida, sobreviviendo entre nostalgias en esta España otoñal y despoblada.
Pedro Serrano Gómez 
10/11/2.019

martes, 29 de octubre de 2019

Ovidi Montllor...entre Jazz y Folk.


Los premios Ovidi Montllor 2.019 se entregaron en Valencia el pasado domingo día veinte de octubre en la sala La Mutan, la ceremonia se grabó para ser emitida, parece ser, entre otras televisiones por tv3, los presentadores Amàlia Garrigós y Eugeni Alemany estuvieron bien llevando la ceremonia con ritmo y humor, aunque hubo de todo entre los premiados por que los artistas, aunque algunos no quieran parecerlo también son humanos.

Si no que se lo pregunten al gran PepGimeno cuando le llegue al oído su malagueña de Barxeta interpretada en versión "apócrifa" por Sedajazz,
el colectivo de músicos que amenizó la gala y que fue de lo mejor de la noche con un repertorio de clásicos del folk valenciano en versión jazz.
El progresismo "catalanista" valenciano quería aprovechar esta fiesta para reivindicar la libertad de los presos políticos y cuando alguien habló de exiliados pude notar la extrañeza de algunas miradas cómplices sorprendidas e ingenuas, una de ellas me pregunto sigilosamente si se referían a todos los que tuvieron que marcharse a trabajar fuera durante la crisis,,
 "¡alma cántaro"! ( pensé) y le susurré al oído; -me temo que no-.
La ceremonia se politizó más de lo debido, una fiesta de la música; "en valenciano- dijo algún premiado- la lengua que hablan todos los catalanes", para que no le confundieran con esos nacionalistas levantinos de pueblo que separan el idioma entre catalán y valenciano.
Los premiados hablaron dando gracias y dedicatorias en discursos homogéneos y reivindicativos que mezclados con la chaqueta de pana de Manolo Miralles me trasladaba en el tiempo a los primeros años de la transición, grises y plomizos.
Al acto acudieron varios políticos, como no podía ser de otra manera en unos premios culturales, entre ellos el más papista..., como el final de su propio nombre indica, Enric Xavier Morera i Català, presidente de las cortes valencianas.
 Curioso fu también ver a Francisco Blanco "Latino" el director y alma máter de Sedajazz entregando un premio mientras un servidor pensaba ¿por que no había uno para el mejor disco de jazz?  en valenciano claro, que también los hay y muy buenos.
El último galardón fue el de mejor disco folk donde entre los nominados estaba Xabier de Betera con su ultimo trabajo -Emprentes- ,el favorito de este humilde cronista, que como no tenia ni voz ni voto en nomidado se quedó. El premio fue concedido finalmente a Miquel Gil por su disco "Geometríes" y que juntó al "catarrogí” en el escenario con sus antiguos compañeros de Allí Tall, Vicent Torrent y Manolo Miralles al final de la gala donde reino la improvisación intentando entonar entre el público y los premiados "Diguem no" de Raimon para que en la tele quedara bonito.
En esos últimos momentos de confusión y tratando de aglutinar todo lo que había visto y escuchado, de exiliados y llibertad, entre cultura y política, me sentí atolondrado y recordé a la gran inspiradora del "Botifarra" la Tía Milieta de Barxeta y sus sabias palabras; "La naranja nace verde y el tiempo le da color y el que nace gilipollas no lo madura ni Dios" que así cantadas sin instrumentación, ni suenan a Jazz, ni a Folk.
Pedro Serrano
20/10/2.019


Enviado desde mi iPhone

martes, 13 de agosto de 2019

El viejo puente

EL VIEJO PUENTE
La rutina sigue al río
en su agreste itinerario
como vuelan los estíos 
en mi fugaz calendario .
Lustrando la nostalgia
de idílicos veranos
perdiéndose la magia
llega el agua al pantano.
Volver a los lugares
habitados por sueños
sin reconocer hogares
ni amos, ni dueños .
Duerme el viejo puente
azotado por el viento
un susurro permanente
le recuerda su lamento.
Cansado de atardeceres
en silencio sufre el olvido
atrás dejó los placeres
entre su musgo dormidos.
Pedro Serrano
06/08/2.019

martes, 11 de junio de 2019

“Vivir en Nerpio”


"Vivir en Nerpio" titulo del programa de radio dedicado a las entrevistas,
debates y tertulias la tarde de los jueves e Radio Nerpio durante dos años, 
desde mediados de 1.993 hasta 1.995. Tres de los invitados en esta ocasión;
  Juan Ángel (sacerdote) Jose Joaquin (medico) Isabel (maestra).

Candidatos


El 28 de Mayo 1.995 se celebraron en España las quintas elecciones municipales
 después de la dictadura, los tres candidatos a la alcaldía de Nerpio pasaron 
por la radio donde les entreviste por separado y pudimos escuchar sus propuestas.
Ese día les hice posar para la foto que no pude hacerles durante el debate tres 
días antes en Radio Nerpio.