martes, 26 de marzo de 2024

QUE GÍRO …



Que giro llevará 

esa estela blanca 

que se aleja por el cielo,

desaparece en un momento 

en la plácida tarde soleada

de esté febrero primaveral.

Dice el pronóstico sentimental 

que bajaran las temperaturas, 

se oyen como murmullos

voces de niñas cantando 

en el colegio de enfrente.

Una suave brisa agita levemente 

las palmeras brillantes 

del otro lado del barranco, 

los pinos desprenden su llanto 

amarillo y prematuro

que se camufla en la mimosa

contagiandole su colorido.

Escucho los timbales

del camaleón panameño 

mientras contemplo de nuevo

otra estela blanca en el cielo 

en dirección contraria

y me vuelvo a preguntar 

que giro llevará.

Pedro Serrano   20/02/24

viernes, 8 de marzo de 2024

Comienzo de Siglo


Tiempo de melodías oscuras
para los olvidados del mundo
que con un deseo profundo 
añoran sintonías más puras.

Dias que huyen apresurados 
de esta analógica historia 
andan con pena y gloria 
virtualmente devorados.

Sueños que mancillaron 
ilusiones para nunca más 
su estela quedó detrás 
el día que se olvidaron.

Vuela ligera la tarde afligida 
ocultando el día perfumado 
con un aroma gris, desolado 
deja nuestra memoria herida.

Como se aman las alondras 
lejos de vulgares nostalgias 
cómo en otoño las acacias
despertamos entre sombras.

Aquí yacen mis letanías
por las heridas del tiempo 
no encuentro mejor lienzo 
que estas páginas vacías.
 
Pedro Serrano Gómez 
14/01/2.000

jueves, 29 de febrero de 2024

Jesús Leal, el último Animero.


Jesus Leal Reyes, hijo de Gregorio y Lola y nieto del Tío Ramon "el abuelo" del que me contaba hace treinta años Ricardo Franquesa;
"Al Tío Ramón le apodaban "el abuelo", era el abuelo de Jesús, el que toca la pandereta ahora en los Animeros, mira tu si hace años ya, el "Tío Ramón el abuelo", tenia mucho talento pero sin explotar, tenia muy buen oído y mucha maña, con una navaja era capaz de hacer una guitarra".


Jesus Leal, nieto del "Tío Ramon el abuelo", es el último de los Animeros de Nerpio en "activo" al que todavía se puede ver en algún evento esporádico tocando la pandereta como refleja la artística imagen tomada por "Pepito no corras" (Como le llamaba mi Tío Angel Trajina hermano de Jesús) en el reciente encuentro de cuadrillas, una instantánea digna de Ramiro Retratista del Jinete Polaco, "capaz de mostrar el alma de las personas y de las cosas".
Jesus El Trajina es también el último de una estirpe familiar conocida por este apodo que los representa con contundencia por su manera de trabajar y su gran capacidad para afrontar desafíos laborales sin miedo a las dureza del terreno y las inclemencias climatológicas típicas de esta zona de la sierra.
Un linaje el de "Los Trajinas" compuesto por cinco hermanos del que ya solo queda Jesús, sus padres Gregorio y Lola vivieron muchos años "autoexiliados" en el "Cortijo Royo" después de la muerte de
Pedro Leal Reyes, el hermano más pequeño de "Los Trajinas", fallecido en un trágico accidente, en la segunda mitad del siglo pasado, que se produjo en la sierra de Nerpio cuando explotó la dinamita en unos trabajos que hacían los forestales en el monte, en aquel triste suceso murieron tres personas.
Una tragedia que está en la memoria colectiva de nuestro pueblo y que todos los que tenemos cierta edad hemos escuchado contar a nuestros mayores.
Jesús Leal es junto a Vítor Gómez los dos últimos Animeros del grupo de Nerpio; Vítor que cantaba con una voz portentosa como si salieran las penas del alma de su garganta "hayayay, hayayay morenita como te diviertes, hayayay, hayayay con los mozos que van a la fuente" y Jesús que saltaba haciendo cabriolas llevando la pandereta de los pies a la cabeza con ímpetu y trajín como si estuviera tocando la última copla de su vida, son los dos últimos representantes de una especie sin protección y en peligro de extinción.
Pedro Serrano Gómez
29/02/24

martes, 2 de enero de 2024

“Toi maaaalo”

"Toi maaaalo"

A finales de la década de los setenta, cuando teníamos diez o doce años, los zagales acostumbrábamos de juntarnos algunas tardes en Las Flechas, junto al puente a la entrada del pueblo, para esperar el autobús que venía de Caravaca, la llegada del "Correo" era todo un acontecimiento en aquellos tiempos por que además de pasajeros también traía paquetes para la farmacia y otros comercios, los críos lo esperábamos hasta que se acercaba y entonces corríamos delante de él hasta la plaza gritando, el coreo, el correo…
Toda esta liturgia tenía un sentido, ya en la plaza bajaba el chofer, José " el del correo", y nos repartía los paquetes para que fuéramos a entrégalos a sus destinatarios a cambio de la propina que nos dieran los dueños de los establecimientos. Cuando me quería entregar el paquete que yo tenía que llevar le dije - (Yo hoy no que estoy malo )- esto debió de hacer una gracia peculiar y sempiterna al chofer por que estuvo más de treinta años, toda su vida posterior, diciéndome cada vez que me veía "Toi maaaalo", siempre de forma jocosa y amable. 

Pasadas ya más de dos décadas de aquella anécdota cuando volvía al pueblo por vacaciones y me encontraba por la calle a “José el del Correo” me adelantaba y antes de que él dijera nada yo le saludaba siempre diciéndole "Toi maaaalo", su respuesta una medio sonrisa irónica que no necesitaba palabras.
Pedro Serrano Gómez
01/01/24

Enviado desde mi iPhone

sábado, 4 de noviembre de 2023

Las Pinturas, el agua y la nuez...

 

El agua nace entre los nogales, unos metros más arriba de la Solana de las Covachas, uno de los enclaves rupestres más “pintorescos” del país, muy cerca del Cortijo de la Noguera en un paraje conocido como Fuente Taibilla… las pinturas, el agua y la nuez. Desde hace miles de años ese "rincon" de la sierra es el centro de nuestra particular civilización, gobernada desde la fantasía por las sombras de las figuras rupestres que cada noche se desprenden de las paredes de las cuevas para sobrevolar por los altos valles sin poder ser vistas ni percibidas por los humanos.

Júpiter, padre de dioses y hombres, de la luz, el trueno y los relámpagos, surcaba los vientos a lomos de una cabra celtibérica esparciendo sus glándulas poblando las laderas del rio de nogales “Juglans Regia” guardando en sus troncos centenarios el secreto del fruto divino que se atribuye  a los viejos arboles de los Jardines Colgantes de Babilonia de donde brotan las nueces, buenas para la memoria, mejores para el corazón.

Cuentan las crónicas ancestrales que esas figuras rupestres aladas que tantos siglos de contemplación  atesoran, que un pastor y su hijo sembraron una nuez junto al rio al lado de una cueva hace más de quinientos años, varios miles después del onírico vuelo de Júpiter, en el paraje hoy en día conocido como Plantón del Covacho, no imaginaban entonces que quien planta una noguera, no come nueces de ella, o dicho de otro modo; Quien nogal pone su fruto no come, sin embargo aquel gran nogal dio nueces durante varios siglos a muchas generaciones.

El rancio abolengo rupestre que vigila desde tiempos remotos aquellos parajes donde se encuentra el gran nogal atestigua que su tronco todavía sigue allí en el mismo lugar, pelado y sin ramas, con un gran caparazón que lo protege de la intemperie y según corroboran es visitado cada año por mucha gente que se acerca para venerarlo e invocar a los avances tecnológicos de esta alocada época para que sus ramas vuelvan a crecer y broten
 de nuevo sus nueces.

Nada hay que pedir a los nogales en abril, si durante el mes de mayo cuando ya esta más entrada la primavera y las flores van cogiendo consistencia, para que este fenómeno se produzca sin alteraciones, según las observaciones de los alados rupestres, las mujeres del valle donde se juntan los dos ríos suben cada tarde del mes de las flores a la ermita cuando llega el crepúsculo a cantarle a la divinidad durante los treinta y un días sin faltar ninguno, durante este periodo las figuras rupestres permanecen misteriosamente ancladas todas las noches en las cuevas imposibilitadas para el vuelo.

Para la Magdalena la nuez plena y si coincide con la luna llena los hombres y mujeres rupestres danzan alrededor de una hoguera al son de los arcaicos instrumentos  que igual les sirven para cazar, bailar o cantar, durante esta época los sonidos de los tambores y el golpeo de las lanzas se pueden escuchar hasta en los altos de Huebras.  

Truchas en el Taibilla, nueces en su orilla, casa en que tarde amanece no habrá pan y menos nueces. Quien no salía temprano a rebuscar no encontraba mucha recompensa, así que lo mejor, vino a las nueces y agua a los peces.

Por San Juan cuaja la almendra y la nuez, también los amores cuando dos se quieren bien, la noche de San Juan es de gran simbolismo en este territorio de pinturas, agua y nuez. Cuentan que las jóvenes que en la noche de San Juan mojasen sus rostros en el rio y al asomarse si observaban dos cabezas adquirían salud y belleza.

La encantada de la Solana de las Covachas sale la noche de San Juan y enciende un fuego si algún zagal la ve y habla con ella acabara encantado, en cambio si lleva un puñado de nueces evitara quedar petrificado.

Con la nuez bebe una vez, con el pescado dos y con la carne tres, si no tienes nada para comer bebe agua solo si tienes sed.

De la higuera la sombra no es buena y la del nogal con cuidado has de tomar, no es recomendable echar la siesta a la sombra de una noguera. El secreto está en que de las nueces emana una cierta cantidad de cianuro de origen natural que puede producir dolores de cabeza aunque es también parte del beneficio cardiovascular que se le atribuye al consumo de la nuez.

Higos y nueces, no se comen juntos todas las veces…así se dice de la unión de estos dos exquisitos manjares que se unen en numerosas y deliciosas recetas. El otoño regala cada año la cosecha de la nuez entre gritos de alegría y alboroto que la familia rupestre celebra en la cueva alrededor del fuego, descascarando las que todavía no se han desprendido de la capa verde que las ha protegido durante el verano, con esas cascaras de nuez y la sangre de los animales que cazan preparan el ungüento  con el que pintan en las paredes de la cueva. El baile de la nuez comienza al anochecer ya para el mes de noviembre cuando se recogen las ultimas y dura hasta San Antón como la Pascua, los grandes cascabeles suenan al fondo de la cueva, en la cámara, mientras las mujeres danzan rodeando la hoguera. 

La nueces llenas poco suenan, las vanas como campanas. Con este simple método acústico van seleccionando las que guardaran para el consumo del año, las más ruidosas irán a parar al rio donde viajaran hasta llegar al mar donde serán peces quien fueron nueces. 

En un artículo sobre las nueces  de Nerpio de finales del siglo pasado un servidor ironizaba sobre su abandono describiéndolas como “denominación aborigen”, más de dos décadas después afortunadamente por estas tierras sigue habiendo mas nueces que ruido y ahora si por fin la “denominación” ya es de origen.

04/11/2.023

Pedro Serrano Gómez

martes, 6 de junio de 2023

Elpiedelafoto HISTORIAS DE ESTRAPERLO II

Aquí un extenso pie de foto, tres amigos que vivían en la Calle del Río, junto al puente y el molino, alzando la copa en la puerta del viejo ayuntamiento, los de este barrio formaban la columna vertebral del equipo…

Cuando fuimos los mejores vivíamos en un pueblo de la provincia, no en la Sierra de Alcaraz como dice la copla del Pernales, por el sur de la provincia todo son sierras, me refiero a la del Segura, un conglomerado de veredas entre provincias y comunidades autónomas, tierra de nadie, como la del campo de fútbol donde subíamos a patear la pelota, digo subíamos por que estaba arriba del pueblo, situado este abajo en un pequeño valle entre dos 
ríos por lo que allí todo estaba en alto; el campo de fútbol, la ermita, el cementerio, los cerros y montañas que lo rodeaban estaban incluso más altos, hace tiempo que no voy por allí. Hace unas décadas a principios de este siglo hubo un auge con el turismo rural que según los políticos del momento iba a suponer la transformación económica de todo aquel territorio.
Jugábamos al balón en las calles, en la plaza, en el patio del colegio, en Yetas una de las muchas aldeas del pueblo recuerdo haber jugado en una era. En el campo de fútbol del "Collao la Máera" una de las porterías daba al camino viejo y la otra a un barranco entre montañas que bajaba hasta el río cerca de la "Presa Foros", cuando el balón iba desviado y con mucha fuerza por el camino viejo hacia abajo había que ir a buscarlo casi al pueblo un kilómetro más abajo, cuando salía fuerte por el barranco que iba al río rara vez lo encontrábamos y aparecía días después en el pantano.
Subíamos al campo de fútbol los sábados por la mañana cuando había partido el domingo a señalizar con unos sacos de yeso las líneas laterales, el centro del campo y las áreas. Cuando el partido era importante sacábamos las redes de la caseta y las poníamos en las porterías que eran de recios palos de nogal los postes y de chopo el larguero.
Entre semana quitábamos con azadas los matojos que sobresalían y entrenábamos subiendo andando a Los Pingoroticos y bajando corriendo al L'angosto, el primer entrenador que tuvimos fue el Màriantinos, conocido popularmente por que tenia una cochera un poco mas abajo del campo.
Yo jugaba de líbero…nos trajeron unos trajes nuevos, pantalón azul y camiseta blanca, las calcetas azules con el doblado blanco, había que coserle los escudos, a mi me gustaba el número ocho pero me dieron el cuatro, ese me dijeron era el número del liberó, la posición en el campo custodiando a los centrales y con libertad para salir con el balón.
También jugábamos en una pequeña explanada que había en la casa de los forestales, Argentina había ganado el mundial del setenta y ocho y todos queríamos ser como aquel del pelo largo y grandes zancas que jugaba en el equipo de la capital del Turia, por entonces en los veranos teníamos en el pueblo algún catalán, valenciano, mallorquín, murciano… como en el pueblo casi todos teníamos apodo los que venían a pasar el verano les llamábamos con el gentilicio de su lugar de procedencia, traían trajes del Atlético y del Athletic, a mi mi padre me trajo uno del Madrid lo tuve mucho tiempo sin el escudo que venía suelto y había que coserlo, era de buena calidad por que los calzones me duraron hasta que me fui a la mili.
También jugábamos en la plaza pero Greg Stuar el alguacil, que también era jardinero, siempre estaba poniendo trabas y nuevas normas para hacernos la vida imposible, cuando iba a llegar el "correo" por la tarde teníamos que parar el partido para ir a las flechas a esperarlo y correr todos delante del viejo autobús hasta la plaza gritando "El coreo, el correo... Cuando los grandes jugaban a la pared de la Iglesia dándole unos guantazos impresionantes a una pelota de tenis tampoco podíamos hacerlo nosotros y entonces teníamos que echar un metegoles en la Terrera y no era tan divertido, iba cada uno para su bolsillo y eso no era jugar en equipo, no te divertidas tanto.
En las escuelas también jugábamos pero de vez en cuando rompíamos algún cristal y había que pagarlo entre todos, algunos eran peligrosos y no les dejábamos jugar o se ponían de porteros, porque tenían mala pata, rompían muchos cristales.
Aquellos años según contaban los mayores eran difíciles, los más entendidos en política le llamaban transición, yo al principio creía que estaba relacionado con la maquinaria del campo que estaba sustituyendo a los animales, se veían menos "bestias", burras, mulas y otras caballerías, y aparecían las mulas mecánicas mas manejables y económicas que los tractores.
En el bar del puente los aseos estaban en el piso de arriba, había que subir las escaleras, entrabas y la placa turca ocupaba prácticamente todo el habitáculo, allí en cuclillas haciendo sus necesidades se le cayó un billete de mil pesetas al veterinario, como el desagüe estaba muy cerca unos metros más abajo en el río junto al puente nos avisaron a los críos del barrio que nos acercáramos hasta el lugar y esperamos un rato hasta que apareció el billete verde misteriosamente intacto, el veterinario nos lo agradeció invitándonos a una Fanta de naranja en el bar. A ese bar le decían el café, el café del puente, así le llamaba mucha gente. Cuando yo nací mi padre venía de la huerta con su burra blanca, minutos antes habían llamado desde Albacete al único teléfono del barrio, el del bar del puente, para dar el recado, le dijeron a la Eliss la dueña y camarera que mi madre había dado a luz y todo estaba bien, al ver pasar a mi padre por abajo del puente se asomó y le gritó , " Que tu mujer ha parido y están bien ella y el muchacho". Mi padre dejó la burra y subió corriendo al bar emocionado!!!
El Molino del tío capones estaba al otro lado del río, la tía Dómila su mujer era buenísima, al tío capones le llamaban así por que cuidaba el molino y las tierras más cercanas de la señorita Petita Shmid, cuando pillaba algún muchacho cogiendo avellanas le arreaba unos cuantos capones que el zagal no quedaba arregostado a volver ha meterse en el huerto. Tenían en el molino una perra que cuando sonaban las campanas empezaba a ladrar dando unos aullidos desconsolados y no paraba hasta que los "cencerros de la Iglesia", así los llamaba la tía Dómila, dejaban de tocar.
Antes de jugar en aquel campo de tierra, sobre el año setenta y siete, comencé mis retransmisiones radiofónicas, sentado en el ribazo debajo de la Cruz de Bernardo, emulando a Gaspar Roseti, fue la primavera que crecieron las fresas detrás del molino de la luz vieja, pero eso ya es otra historia.
Continuara…

Peter Snails
06/06/23

Enviado desde mi iPhone


domingo, 21 de mayo de 2023

LA CAMPAÑA


Llevamos ya unas cuantas campañas electorales en mayo para elegir representantes municipales, cuando llega el mes de las flores las mujeres suben la cuesta de la ermita a cantarle a la virgen los particulares "mayos nerpianos", aquí se eligen alcaldes y concejales como en todo el país. 
Fue el mayo del año que me fui del pueblo por lo que ya no he tenido la oportunidad de vivir más campañas allí, es por eso que esto de mayo y la campaña cada cuatrienio a mi me venga a la memoria la de hace veintiocho años, la tengo grabada en el recuerdo con esa mezcla de melancolía y emoción en que van quedando los buenos recuerdos con el paso del tiempo.
En esa campaña electoral para las elecciones municipales del año noventa y cinco del siglo pasado tuve la suerte de estar coordinando Radio Nerpio, organizando entrevistas y debates con las tres formaciones políticas que entonces se presentaban a las elecciones, todos esos recuerdos vistos desde la distancia me hacen reflexionar y reconocer el desconocimiento de la realidad de mi pueblo de todo lo que ha sucedido en estas últimas tres décadas.
 De aquella campaña electoral tengo un recuerdo bonito disfrutando y haciendo periodismo con todas las limitaciones técnicas de aquellos tiempos y profesionales de un "amateur", entrevistando a los políticos locales y debatiendo las propuestas que cada partido tenía para mejorar las infraestructuras y las condiciones de vida de los vecinos del municipio. Si los buenos recuerdos con el paso del tiempo tienden a ser cada vez más poéticos los que yo guardo de la época de la radio y sobre todo de aquella campaña electoral se han convertido ya en idílicos.
Comparando aquella campaña con la actual hay una gran diferencia, entonces había tres candidatos de tres partidos diferentes, podrías tener diferente relación con cada uno de ellos, quizá con el que más sintonía personal tenias había más distancia política, es lo que suele pasar sobre todo en los pueblos donde todos nos conocemos, pero fue bonito que hubiera tres candidatos nerpianos con su diferente ideología e intereses por estar en la política y a su manera desde su punto de vista intentar mejorar la vida de sus vecinos.
Aquellos debates con la ayuda y colaboración de mis compañeros y amigos Rafa y Tomas tuvieron durante la campaña de mayo de aquel año conectados a Radio Nerpio a muchos vecinos que siguieron las entrevistas y debates a través de las ondas, el colofón fue el debate final con los tres candidatos y un día después la jornada de reflexión cuando ya no se podía hacer campaña ni pedir el voto, prepare un programa especial llevando a la radio a varios jóvenes de diferentes ideologías, algunos estuvieron muy críticos con algunas de las medidas o falta de ellas durante la legislatura algo que provocó muchas llamadas a la radio durante la transmisión en directo, incluso de algún concejal protestando por las alusiones hacia ellos en ese coloquio. Fue una campaña que viví con entusiasmo, seguramente cometí muchos errores , pero siempre intentando ser imparcial y que todos pudieran dar su opinión y llevar a la radio todas las propuestas y opiniones. Al día siguiente del citado programa un servidor que era vocal en una mesa electoral me encontré con Rafa a la puerta del colegio y me comentó preocupado que había escuchado el programa y las quejas de varias personas y que aquellas críticas directas a la gestión de la corporación municipal en la jornada de reflexión podrían perjudicarles y hacerles perder votos en las elecciones algo que no sería justo, le dije que no creía yo que aquello influyera mucho en el resultado final y que los que participaron solo dieron su opinión unos a favor y otros en contra de la gestión durante la legislatura y sin pedir el voto para nadie, en fin un cierto revuelo causó aquel cierre de campaña radiofónico..

Desde la mesa electoral también viví intensamente el día de las elecciones fotografiando a los candidatos y a otros vecinos cuando fueron a votar. Estas varias circunstancias, la campaña en la radio, estar en la mesa electoral y marcharme del pueblo ese mismo año hacen que tenga estos recuerdos especiales por estos días y que aunque no vote allí mi pueblo sigue siendo Nerpio.

Aquellas elecciones las ganaron los socialistas, unas semanas después se constituyó el nuevo equipo de gobierno y una de las primeras decisiones que tomaron esa primavera y principios del verano fue elegir el nuevo formato para la continuidad de la radio, se presentaron dos proyectos, uno el de Mónica y otro el de un servidor, ganó el primero por cinco votos a cuatro.
Ahora estamos en una nueva campaña para elegir a los representantes locales sin radio ya desde hace muchos años pero con las redes sociales como altavoz donde los más rancios siempre tienen ventaja.
Me llama extraordinariamente la atención que no exista oposición hasta tal punto que en el partido popular todos los que van en la lista no los conozca nadie por que no son del pueblo, eso en mi opinión no es bueno para el control democrático que tiene que ejercerse en la institución pública más cercana al ciudadano como es un ayuntamiento.
Como un servidor no vota por aquellos lares solo puedo desearle suerte, aunque creo que no la va a necesitar, al único candidato que conozco personalmente.

Pedro Serrano.
Mayo 2.023.



Enviado desde mi iPhone

jueves, 16 de febrero de 2023

XXXI Encuentro de Cuadrillas


 XXXI Encuentro de Cuadrillas, Nerpio 2.023.


El último fin de semana de febrero, sábado 25 y domingo 26, como ya es habitual desde hace treinta años tendrá lugar en Nerpio la fiesta de la música tradicional,  la trigésima primera edición del encuentro que creó  la Cuadrilla del Tío Román hace tres décadas para celebrar su aniversario y que se ha consolidado en los últimos años como uno de los grandes acontecimientos de música de raíz de la provincia de Albacete. Declarada desde hace unos años como fiesta de interés turístico regional, debería considerarse más bien de   "interés cultural" denominación más acorde con la esencia de este acontecimiento.

Este año será el primero que no estará su mayor precursor  y la persona con  la que todo comenzó, Román Gómez Sánchez  " El Tío Román" fundador de la Cuadrilla que lleva su nombre y que nos dejó hace unos meses, un día después de cumplir noventa y dos años, su ausencia junto a la de José Antonio Plasencia  me hace retroceder a los primeros años de este evento cuando  comenzamos a organizar los encuentros con un entusiasmo inusitado más propio de niños ilusionados que de veinteañeros como nosotros por aquellos tiempos, acompañados por un sexagenario, en 1.993, el  Tío Román que desbordaba una vitalidad contagiosa, fueron aquellos primeros años de la década de los noventa del siglo pasado un despertar cultural con el nacimiento de la Cuadrilla del Tío Román y los encuentros de cuadrillas, la Revista de Taibilla, Radio Nerpio, Los Insoportables y los conciertos de "La larga noche del Rock and Roll"… Hace treinta años al calor de aquel bullicio cultural en el pueblo se fraguó esta fiesta y algunos como El Fonda y el Tío Román ya no están, a mí solo me queda el nostálgico consuelo de recordarlos aquí para reivindicar el mérito que ambos tuvieron como creadores de esta fiesta de la música en Nerpio.

Desde hace unos años el día de antes de las cuadrillas, el sábado,  se ha convertido en otro importante aliciente de la fiesta con conciertos de grupos de música tradicional muy importantes a nivel nacional así como la creación de la figura de la pregonera de honor para reconocer la gran labor de las mujeres en la transmisión de la tradición oral de estas músicas a lo largo de la historia.

En este trigésimo primer encuentro de cuadrillas la pregonera de honor será Carmen París una artista comprometida con la tradición que ha llevado la Jota al reconocimiento internacional fusionándola  con el jazz y otros estilos y músicas del mundo. La "Reina de la Jota"  presentará  en la Casa de la Cultura su espectáculo  "París al piano" con la participación del artista invitado su amigo Pep Gimeno "Botifarra" el gran referente contemporáneo de la música tradicional de la Comunidad Valenciana y un artista pletórico de recursos en la transmisión oral en estos tiempos gregarios de inteligencia artificial. Un concierto que juntará en Nerpio a dos de los más grandes referentes de la música tradicional de nuestro país.
El domingo será el turno de las cuadrillas que sonarán durante toda la mañana en la plaza del pueblo con sus seguidillas, jotas y malagueñas llenando de colorido y calor el frío ambiente del crudo invierno nerpiano. Este año participan ocho cuadrillas, cinco que vienen desde Andalucía, Castilla La Mancha y Murcia más las tres agrupaciones locales.


A las doce de la mañana como ya es habitual la Cuadrilla del Tío Román participará en la "misa aguilandera" mientras las demás cuadrillas cantan  y bailan en la plaza, sobre el medio día se inicia el típico pasacalles de las cuadrillas por las calles del pueblo camino de Las Escuelas donde cogerán fuerzas con la degustación de las sabrosas migas, comida típica nerpiana que acompaña todos los años a los cuadrilleros, ya por la tarde en el escenario de la plaza actuación de todas las cuadrillas, cante y baile los mejores ingredientes para que siga la fiesta.

La Tribuna de Albacete

Pedro Serrano Gómez

16/02/23




Enviado desde mi iPhone

domingo, 4 de diciembre de 2022

EL NOGALES

Era más que un restaurante, más que un hostal, más que una discoteca o un bar con su terracita… aquello era un complejo innovador para el ocio y la diversión si tenemos en cuenta el tiempo y la situación, finales de la década de los setenta en plena transición "rural" en el pueblo más alejado de la capital de la provincia de Albacete en la Sierra del Segura donde llegaban los paquetes en cajas de madera en la baca del viejo autobús renqueante sorteando curvas y baches por la carretera de Caravaca, por primera vez íbamos a tener un restaurante de verdad, un hostal y que emoción ¡¡una discoteca!!
Todo construido desde la nada en el paraje de la Huerta Ventura al lado de un arroyo cerca del Camino Viejo a la entrada del pueblo. Algunos vecinos se llevaron las manos a la cabeza incrédulos por la escasa consistencia del terreno y el "berenjenal" en el que se metía aquel cristiano con aquella construcción. El autor de semejante "locura" fue Andrés Álvarez "El Relojero" que había llegado unos años antes de La Dehesa y se había instalado en la Calle Alta junto a Demetria su esposa y parte de la numerosa prole de hijas que tenían. Su apodo le venía de uno de los muchos oficios que tenía en aquellos primeros años donde en un pequeño taller casero arreglaba relojes, también fue fotógrafo y arreglaba y vendía televisores de aquellos abombados en blanco y negro, todavía recuerdo cuando nos trajo la primera televisión que tuvimos en casa, era de segunda mano, pero no había problema, mi madre decía que si la traía su primo Andrés debía de ser muy buena.
Todo aquello tenía varios nombres, discoteca Capri, Hostal Nogales… todos lo conocíamos al principio como el bar o la discoteca de Andrés, años después fue simplemente "El Nogales", muy conocido por la amabilidad y el servicio de quienes lo regentaban y sobre todo por la calidad de sus comidas caseras.
Más de cuarenta años por donde han pasado sus hijas, yernos, nietos, una amplia familia que ha sabido llevar los varios negocios de hostelería con ese espíritu de lucha, emprendimiento y humildad que tenía su fundador.
Me llegó ayer a través de las redes sociales la noticia del cierre del Restaurante Nogales y al instante me invadió una sensación de nostalgia y aprensión que cuando comencé a enumerar a través de la memoria los buenos ratos que había pasado en aquel lugar y mi sorpresa por la gran cantidad de buenos recuerdos que me traía tuve que escribir estas líneas apresuradas sin tiempo de mucha meditación. 
Desde los primeros años ochenta en la "Discoteca de Andrés" con aquella bola de luces en el techo dando vueltas bailando al ritmo de Boney M y Village People, aquel nerviosismo cuando llegaba el "lento" y nos debatíamos, en esos escasos minutos cruciales en que parecía que se acababa el mundo, en si sacarla a bailar o no antes de que otro lo hiciera, cuando nos decidíamos y conseguíamos nuestro propósito sentíamos que nos temblaban las piernas y se nos aceleraba el corazón con su cuerpo tan cerca del nuestro en aquella penumbra escuchando " Poco a poco me enamore de ti" o cuando estábamos sentados en el reservado y nos insinuaba que la besáramos, nerviosos sin saber cómo hacerlo, porque no habíamos besado nunca a nadie…
Varios de mis amigos cuando se casaron hicieron el "convite" en el restaurante, incluso algunos en la discoteca, momentos felices que compartí con gente a la que quiero en aquel lugar que ya casi solo se recuerda por alguna vieja fotografía. Muchas cenas de noche vieja allí con la peña Escorpión cantándole a "la Inma" tú eres la "Camarera de mi amor" con la alegría de encontrarte con mucha gente conocida en esos días tan entrañables de la Pascua.
La suerte de haber compartido en aquel lugar algunos días de "El Vino" con Andrés, Román y Vicente escuchándoles contar sus pequeñas grandes historias, algunas de ellas con referencia a la complicidad de estos viejos amigos y las ayudas mutuas en aquellos primeros años cuando se construyo el edificio donde posteriormente y después de más de cuatro décadas sucedieron miles de encuentros y situaciones parecidas a las que rememora aquí un servidor.
Después de la desaparición física de todos ellos, unida ahora a la de este mítico local, deja en mi memoria una sensación de ternura y desolación al comprobar una vez más que el tiempo no tiene piedad.
La discoteca Capri, el bar de Andrés, el Hostal y restaurante, en definitiva EL NOGALES siempre estará en nuestra memoria por todos los días felices que pasamos allí.
Pedro Serrano Gómez
04/12/22


Enviado desde mi iPhone

jueves, 15 de septiembre de 2022

Volver a nunca



Fugitivo del tiempo

montañas adormecidas

grises y verdes caminos

barrancos desesperados.

Canciones y acequias

chopos murmurando 

apenados nogales

llorando tras las tapias. 

Vengo de una tierra

labrada por la escarcha

donde tiembla el romero

huérfano de nostalgia.

Cielos estrellados

fábulas sonámbulas 

quiero volver a donde

para llegar a nunca.


Pedro Serrano Gómez (1.998)

domingo, 28 de agosto de 2022

Peña Escorpión XL

 XL Aniversario, Peña Escorpión

Nerpio. 1.982/2.022

Cuarenta años es la mitad de la vida de cualquier persona que tenga la suerte de llegar a ser octogenaria, una edad a partir de la cual como bien dice el refrán “no hay que mojarse la barriga”, precisamente el  “ombligo… del mundo” fue el título del artículo que quien suscribe hizo en este programa de fiestas hace quince años para celebrar el veinticinco aniversario de la Peña, donde recordaba nuestros comienzos en la década de los ochenta del siglo pasado cuando cumplíamos precisamente quince años los primeros escorpiones que iniciamos esta aventura. Para no repetir aquella mezcla de recuerdos, fechas y nostalgias típicas del descorazonador paso del tiempo, aquí van unos versos arrítmicos y desordenados de algunas imágenes de “Aquel verano…en Nerpio” título del pregón que hicimos la Peña Escorpión a finales del siglo pasado donde recordábamos personajes e historias de nuestro pueblo en aquellos maravillosos años.


Era de madrugada

por el puente subía el frescor

los hombres iban a “la mata”

antes que saliera el sol.

En la plaza estaba “El Correo”

calentando el motor

aparcado en la Terrera

el Land Rober de don Ramon.

Bajaba por la carretera

Domingo con su tractor

y el motocarro de Pepe

rugía con esplendor.

En “Las Flechas” los zagales

entonaban el alirón

toda la noche cantando

nuestro equipo campeón.

En el sanatorio había un mono

en la “Zieca” un Tiburón

solo faltaba en Nerpio

la Peña del Escorpión.

El sol se estaba asomando

por encima del Macalón

la luna se iba huyendo

por las lomas del Paerón.

Todo esto pasaba aquí

en el año ochenta y dos

cuando tocaron los Rolling

en el Vicente  Calderón.

En Nerpio los Animeros

también tuvieron tirón

cantando fuera de la iglesia

en el remolque de un tractor.

El Cine Avenida se apagó 

la benemérita claudicó

nos quedamos sin trabajo

dándole gracias a Dios.

Solo nos quedó el consuelo

de darle “patas” al balón

y los mixtos de trueno que vendía

la “Tia Escarpina” sin comisión.

Pedro Serrano Gómez




lunes, 9 de mayo de 2022

Paca, José Antonio y Felicidad

Una de las actividades que más nos gustaba en los primeros años de la creación de la Revista de Taibilla era la publicación de fotos antiguas de gentes de nuestro pueblo, en formato papel, antes de las redes sociales, como las noticias y los reportajes, sabías que serían una primicia ya que casi nadie las había visto antes. Hace unos días repasando las fotos del álbum de Román nos encontramos con esta y nos emocionó rememorar aquellos inicios de la Cuadrilla y de esta publicación que nació tras los encuentros, cuando en el coche de José Antonio íbamos a la imprenta a llevar el borrador de la revista y los carteles anunciadores del encuentro de cuadrillas. La imagen es como se dice por aquí, “año arriba año abajo” de 1.970. “La Paca”, José Antonio “El Fonda” y “la Felicidad”. Una foto entrañable que nos encanta compartir aquí.

domingo, 28 de noviembre de 2021

JAMONSESSION-Valencia-27/11/21



El sábado 27 de noviembre de 2.021 quedará para la particular historia del jazz en Valencia por varias coincidencias que se dieron cita en la tarde noche en la calle de Gorgos número 20, donde se encuentra el JamonSessiON, una mezcla de  bar/pub donde te puedes tomar cualquier tipo de copa o licor acompañada de jamón recién cortado, lomo de orza, “morteruelo”, así como cualquier otra delicatesen de la Sierra del Segura.

Situado en plena zona de ambiente de la plaza Xúquer de Valencia, el local se inauguró el primero de mayo de 2.010, regentado con un par de socios por el nerpiano Javi de Toro que ya desde sus inicios comenzó mostrando autenticidad en la denominación del establecimiento así como en el posterior diseño de su nombre, JamónSessiON, un guiño a este maravilloso género musical mezclado con uno de los más codiciados tesoros de nuestra gastronomía. 

Por el “Jamón” han pasado varios grupos y músicos de diferentes estilos de varias zonas de nuestro país así como algunos de Nerpio el pueblo de Albacete que está muy presente por las pintadas que llenan el techo y las paredes del local. 

Después de una década desde que abriera sus puertas y de varios conciertos el de este sábado fue el primero específicamente de Jazz.

Las coincidencias son varias, precisamente en este año que se celebra el treinta aniversario de dos grandes instituciones jazzísticas valencianas, la creación de Sedajazz con Francisco Blanco “Latino” al frente y las tres décadas del mítico Jimmy Glass en el centro histórico de Valencia.

Este sábado fue también la primera vez que en Valencia una Jam de Jazz estaba organizada en su mayoría por mujeres ; la baterista Eva Catalá, la pianista Isabel Ruiz y la contrabajista Eva Serrano, ademas de ser ellas tres junto al músico malagueño Adrián Cruces los organizadores de esta serie de futuros conciertos en el JamónSessiON, este primero con un  invitado de lujo, uno de los más prestigiosos músicos de Jazz valencianos, el suecano Voro García.

Pasaron por la velada musical varios componentes del panorama jazzístico valenciano así como diferentes músicos internacionales, como colofón para que la velada tuviera su áurea de nacimiento de algo importante contó con el “apadrinamiento” y la participación del maestro Perico Sambeat, posiblemente el saxofonista de jazz más reputado de nuestro país actualmente, para darle mayor glamour al acontecimiento.

Valencia 27/11/21. Pedro Serrano